Resumen de Libro: los secretos de la mente millonaria

¿Ya has pensado por qué algunas personas parecen acumular riquezas con facilidad mientras otras no? En “Los secretos de la mente millonaria”, Harv crea un modelo a través del cual las personas pueden reprogramarse para aumentar sus ganancias significativamente y así acumular riquezas. 

La idea es que seas capaz de combinar el juego mental con las herramientas para volverte realmente rico. ¿Comenzamos?

Entiende tu modelo mental sobre el dinero

Todas las personas tienen pensamientos inconscientes programados, modelos mentales para lidiar con el dinero dentro de sus mentes. Algunos están programados para la riqueza mientras que otros lo están para la pobreza.

El modelo mental que usamos para pensar sobre el dinero tiene origen en nuestras experiencias de niños. Éste guía nuestro comportamiento de tal forma que influye directamente en cuánta riqueza tendremos en el futuro.

Para Harv, la renta de las personas difícilmente se desvía de los niveles que fueron definidos mentalmente para ellos en la infancia. ¿Por qué?

La mayoría de la población está programada para vivir con una renta baja y pocas personas logran ser ricos o acumular riquezas duraderas. Nuestros patrones de pensamiento son moldeados por aquello que nuestros padres nos enseñaron sobre el dinero. Es  necesario entender cómo funcionan para reaccionar frente a ellos.

Algunas familias tienen abordajes positivos y otras negativos con relación al dinero. ¿Recuerdas a tu papá hablando de que “el dinero no crece en los árboles” o de que “el dinero no compra la felicidad”? Esto es un abordaje negativo.

Al escuchar esta frase de los padres, dos cosas pudieron haber sucedido en ti. Puedes estar de acuerdo con ellos y asimilar esta visión de que el dinero es algo escaso o puedes no estar de acuerdo con tus padres y haber asumido una postura diferente.

Si estás de acuerdo, probablemente te programaste para ser pobre, a menos que te hayas rebelado contra la postura de tus padres. Y aun así, no estás preparado para el éxito y la riqueza.

Es importante entender estos modelos para ser capaz de romper con ellos y tener éxito financiero. El abordaje positivo de una familia permite que sus miembros ganen dinero de verdad. Es necesario entender tu modelo mental sobre dinero para acumular riquezas.

Somos como nuestros padres

Además de las cosas que escuchamos de nuestros padres sobre el dinero, gran parte de nuestro modelo mental también viene de las actitudes de ellos y de la manera en que ellos ganaban el dinero.

Cuando eras niño y pediste dinero a tu mamá, ¿ella te mandó a pedírselo a tu papá? De ser así, esto te pasó la idea de que el hombre es responsable por las finanzas y de que las mujeres no son capaces de lidiar con el dinero.

Durante nuestra infancia, asistimos a comportamientos de nuestros padres y estos quedan presos en el subconsciente. Por eso, cuando consigues tu primer empleo o comienzas un negocio y empiezas a ganar dinero, imitas los patrones de tus padres sin saberlo.

Por eso es importante mantenerte atento ya que es una tarea desafiante cambiar esas creencias en nuestro modelo mental financiero. Para ser capaces de cambiar nuestra concepción sobre el dinero, es necesario entenderlas y cambiar nuestros hábitos en consecuencia.

Antes de cambiar tu manera de pensar, evalúa todo

A pesar de que tu potencial de acumular riquezas depende de tu modelo mental sobre el dinero, es posible cambiarlo y esto requiere de bastantes esfuerzos.

El primer paso es entender de dónde vienen tus conceptos sobre el dinero. Necesitas entender cómo el subconsciente te sabotea en la persecución por la riqueza. Analiza tu programación mental, toma nota de tus modelos y de cuáles fueron los dictados usados por tus padres cuando eras niño.

Analiza si todavía vives sobre estos mismos dictados. Si no tenías la condición de tener algo de niño, ésta no es una creencia que debes reforzar en la edad adulta.

Pregúntate: ¿por qué no? También es importante analizar tu situación financiera. ¿Estás endeudado? ¿Tienes dinero de sobra en el banco? Entiende el motivo de ambos casos. Entiende también todas las inversiones exitosas y fallidas que has tenido en tu vida. ¿Por qué funcionaron y por qué no?

Una vez que entiendas las trampas que tu cerebro te impone, ha llegado la hora de superarlas. Necesitas reacondicionar tu cerebro para pensar diferente, alejarte de estas creencias y modelos mentales que te limitan.

Todo aquello que remite a una mentalidad de pobreza y escasez necesita ser reprogramado. Es necesario sustituir las antiguas creencias sobre el dinero en nuestros sistemas y no sólo agregar nuevas.

Para cambiarlas tenemos que encontrar nuestro nuevo modelo mental sobre la riqueza y trabajar para reforzarlo en nuestras mentes diariamente a través de la repetición.

Repetir para conquistar

Si quieres fijar un modelo mental de riqueza en tu cerebro, necesitas repetir constantemente, en voz alta para ti mismo, las nuevas verdades. Mírate al espejo y di: “tengo una mente millonaria” o “mientras más dinero gano, más dinero atraigo”.

De a poco, estas nuevas creencias serán incorporadas en tu día a día y tu modelo mental será sustituido. Esto ocurre con la repetición. Es necesario que este ejercicio se vuelva rutinario. Necesitas crear el hábito de siempre reforzar las creencias positivas. Además de reforzar esta creencia, es necesario crear hábitos positivos frente a la riqueza.

Si ves un producto que te gustaría tener a un bajo precio, normalmente lo comprarías, ¿no es así? Estos momentos son cruciales para analizar tu programación mental financiera y entender si realmente necesitas aquel producto o si estás buscando tan sólo una felicidad momentánea.

Si estás endeudado, por ejemplo, es necesario afirmar verbalmente que comprar eso sólo empeorará tus deudas. La afirmación verbal es la forma más eficiente de reprogramar tu cerebro. Sé dueño de tu destino.

Una de las creencias más importantes para quien quiere enriquecerse, es saber que tú controlas tu destino y no los otros. Tu riqueza no depende del mundo, de tu jefe o de tu empleo. Depende de ti. Las personas ricas asumen el control de sus vidas, mientras que las personas pobres tienden a victimizarse y entregar el control de su riqueza a otras personas.

Piensa bien, ¿quién crees que compra billetes de lotería? Los pobres, claro. Las personas ricas saben que el dinero bajo su control es una inversión mucho mejor que quedarse a merced de la suerte. Mientras no te des cuenta de que eres el único que decide sobre tu éxito financiero, nada cambiará y continuarás pobre.

Para eliminar los pensamientos de víctima de la mente, debes listar todos tus gastos e inversiones que no han tenido éxito y entender por qué no lo fueron. ¿Estás comprando demasiado? ¿Haciendo malas elecciones? En lugar de quejarte, enfócate en aquello que logras cambiar. Para de hacer nuevas compras. Elige con más criterio tus inversiones.

Sé positivo

Las personas pobres creen que ser rico impide ser una buena persona. En el modelo mental de ellos, los ricos sólo tuvieron suerte y no son buenas personas, honestas e idóneas. Y esta es una creencia extremadamente limitada sobre el dinero. 

Las personas que piensan así tienen miedo de hacerse ricas. Creen que la riqueza atraerá crápulas, alejará las amistades y se transformarán en malas personas. Quien ve estos obstáculos en la riqueza, está condenado a no volverse rico. Esas personas cierran la posibilidad de enriquecerse.

Para realmente acumular riquezas, es necesario superar cualquier tipo de creencia limitante con relación al dinero. Los ricos no son malas personas. Sólo encaran el dinero de forma diferente. Se disponen a aprovechar las oportunidades y a correr riesgos que traen altos potenciales de retorno.

Para volverse realmente rico, es necesario conocer ricos y aceptar sus verdades, admirándolos. Quien envidia o desconfía de los ricos tiene dificultades para tener una vida positiva con relación al dinero. Además, las personas ricas pueden ser buenas consejeras ya que conquistaron aquello que anhelas.

Dedícate a eso

Para ser rico es necesario realmente querer serlo. No basta con soñar, tienes que querer con intensidad y actuar para lograrlo. Esto implica sacrificarse, trabajar duro por largas jornadas y mantenerte concentrado en tu objetivo todo el tiempo.

La verdadera riqueza exige un comportamiento real. También necesitas desafiarte a crecer y a evolucionar. Estudiar finanzas, leer sobre inversiones y entender la historia de cómo algunas personas se hicieron ricas es esencial. Mientras más conozcas el mundo del dinero, más fácil será convertirte en una persona adinerada.

Tu compromiso puede venir a través de un nuevo negocio o una nueva asociación, lo importante es que des el primer paso. Sí, la suerte puede suceder, pero si no comienzas algo y no lo intentas nunca serás verdaderamente rico. 

Escoge un área para explorar con pasión y curiosidad. Puedes comenzar desde abajo, no importa el cargo. Entra en el área, entiende cómo funciona, saca tus lecciones de aquello para mapear las mayores oportunidades.

Mira alto

Si quieres realmente volverte rico, necesitas objetivos desafiantes. Mientras los pobres quieren ser ricos, los millonarios quieren volverse billonarios. Estos deseos se materializan en los resultados de estas personas, por eso, es esencial pensar a lo grande.

Si montas un negocio, piensa en algo que impacte a miles, millones o billones de personas. Además de eso, si quieres montar un negocio que te haga rico, elige uno que no dependa de tu tiempo y de tu prestación de servicios.

Si eres médico, por ejemplo, sólo existe un número fijo de pacientes que consigues atender por día. Necesitas de algo que sea tan grande como tu sueño para ser capaz de alcanzarlo.

Si ganas dinero a cambio de tu tiempo, no estás en el buen camino ya que el tiempo es un recurso escaso. En lugar de atender como médico, en este caso, la forma de hacerse rico sería montar una red de clínicas para atender a miles de personas y no sólo a decenas.

Toma el dinero en serio

Ganar dinero no es lo suficiente si quieres volverte realmente rico. Necesitas acumular y para eso es necesario tener disciplina e inteligencia. Un gran salario no te traerá riqueza por sí solo. Necesitas aprender a lidiar con éste de forma sabia.

Muchas personas ven su riqueza tan sólo en términos de lo que ganan en un determinado mes. La forma adecuada de medir tu riqueza real es analizando tu patrimonio líquido, es decir, el valor de todo aquello que posees.

Es necesario enfocarse en hacer crecer ese patrimonio en todo momento. Para eso, necesitas de un plan financiero a largo plazo, que busque el equilibrio entre ingresos, gastos, inversiones y reservas.

Si tienes dificultades en crear uno, no tengas miedo y contrata a un consultor financiero para ayudarte a crear este plan. Otro punto importante es tener una fuente de renta pasiva, es decir, canales de ingresos que generan ganancias constantes, independientemente de tu trabajo.

Estas ganancias pueden venir a través de inversiones en acciones, fondos de inversión o incluso alquileres. Para ser rico, es necesario saber hacer que tu dinero trabaje para ti, siempre de forma estratégica.

Una recomendación de T. Harv Eker es que tengas diferentes cuentas bancarias. Lo ideal es que tengas una para inversiones y que pongas en ella el 10% de todos tus ingresos. Transforma tu capital en fuentes de ganancias pasivas.

Otro punto importante es gastar tan sólo el 50% de tus ganancias generales y reservar el 10% de tu dinero para lujos y placeres que sueñes alcanzar. Mantén tu coste de vida mínimo y nunca seas descuidado.

Si desperdicias tu dinero en compras que te traen una gratificación instantánea no serás rico. Es necesario saber privarse de esta gratificación y enfocarte en ganancias a largo plazo y en el crecimiento de tu patrimonio líquido.

Mantén tu autoestima en alto

Para ser rico, necesitas valorarte a ti mismo y saber cuánto mereces lo que ganas. Los pobres tienden a no creer en sí mismos y eso atrae todavía más pobreza. Cuando sabes el valor real, sabes promoverte, promocionar tus ideas y negocios. Además de saber tu valor, es necesario tener capacidad de liderazgo.

Como líder, tienes que encontrar seguidores, y sólo lo lograrás si crees en tus ideas y sabes venderlas. Para descubrir tu valor y venderlo a otras personas, debes descubrir tus puntos fuertes y usarlos a tu favor en todo lo que hagas. Para sentirte parte del mundo de los ricos y hacer crecer tu autoestima es necesario acercarte a la riqueza. 

¿Sueñas con ir a un restaurante caro siempre? Usa el 10% de tus ingresos que separaste para eso. Matricúlate en el club de campo de los ricos de tu ciudad. Siente cómo es la vida de los ricos para desarrollar tu amor propio. Al final, si no crees en tu valor verdadero, difícilmente serás capaz de comunicarlo y hacer que las personas crean en él.

Notas finales

Tu forma de pensar sobre dinero, riqueza y prosperidad se basa en las creencias que fueron programadas sobre el dinero en tu mente, durante tu infancia. Es necesario entender cómo este modelo mental se forma, cuáles son tus limitaciones y trabajar para ampliarlas constantemente. 

Asimismo, es fundamental reafirmar continuamente tu compromiso con la prosperidad y dar lo mejor de ti para realmente alcanzarla.

Consejo de 12min

Lee nuestro microlibro “Multimillonarios por accidente” y descubre la historia de Mark Zuckerberg y Eduardo Saverin, creadores de Facebook.

Deja un comentario